Fotografía: Mallio Falcioni/Imagen cedida cortesia Fabbrica di San Pietro en el Vaticano.
Roma, Italia.

Las tres “Piedades” que realizó Miguel Angel, la Bandini, la Rondanini y los moldes de la expuesta en San Pedro, podrán apreciarse juntas por primera vez en una exposición que permitirá estudiar la evolución artística del genio del Renacimiento y el estado de ánimo que cambió con su edad.

La Sala de la Tribuna de Miguel Ángel del Museo Opera de Florencia albergará desde el 24 de febrero una exposición con la Piedad Bandini, la única que se encuentra en la ciudad toscana y cuya restauración acaba de finalizar dando nueva vida a la escultura y descubriendo sorpresas.

Además se podrán contemplar los moldes de la Piedad más conocida, la que se encuentra en una sala lateral de la basílica de San Pedro,y la Piedad Rondanini, conservada en el Castillo Sforzesco de Milán.

Fotografía: Imagen cedida por cortesía de los Museos Vaticano.

 

“Colocadas una al lado de la otra, las tres Piedades permitirán estudiar la evolución del arte de Miguel Ángel y su maduración espiritual, desde su primera juventud, cuando en Roma esculpió la obra que ahora se encuentra en la nave lateral norte de la Basílica de San Pedro, hasta su última temporada, cuando, ya anciano, trabajó en la Piedad que está en Florencia y luego en la Piedad Rondanini”, explicaron los organizadores.

Las tres esculturas contarán un viaje artístico de más de 50 años que comenzó con la ambición del joven que incluso escribió su nombre en el pecho de la Virgen hasta la identificación personal del anciano artista, que se retrata como Nicodemo en la Piedad Bandini.

Fotografía: EFE/ Museos Vaticanos/Alena Fialova.

Mientras que la reflexión sobre su muerte se refleja en la ejecución de la Piedad Rondanini, explican.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here