Fotografía: Rocío López Fonseca
Guadalajara, Jalisco.

Desde que cerraron las escuelas, éstas han batallado convenciendo a los padres de familia de seguir para mantener el nivel académico en los alumnos, a mantener la plantilla docente y laboral y, ahora, para procurar que los alumnos estén sanos.

En Jalisco hay tres mil 091 planteles particulares que atienden a 370 mil 799 estudiantes, y según la Asociación de Colegios Unidos por una Mejor Educación, alrededor de 90 de éstos cerraron sus puertas definitivamente ante la desbandada del alumnado, y más de 900 maestros que trabajaban en ellos se quedaron sin trabajo.

El Instituto Tanesque es un plantel particular que se caracteriza por la enseñanza en movimiento y que han tenido que reinventarse e invertir para mantener a sus trabajadores.

El director general del plantel, Froilán Mejía, habla del esfuerzo que las escuelas particulares han hecho para mantenerse a flote.

Asegura que, con este regreso a clases, se prioriza el aprendizaje, pero no sólo eso, sino también la salud emocional en los menores, la cual se ha visto afectada ante los altos niveles de ansiedad que generó no estar en contacto con sus amigos, explica el maestro de Ciencias, Julio César Álvarez Villanueva.

En el Instituto Tanesque, como en decenas de planteles escolares, se han implementado las medidas sanitarias para evitar contagios como la reducción y división de los grupos, recreos escalonados, uso en todo momento de cubrebocas, lavado constante de manos, ventilación adecuada de los salones de clase, además de limpieza entre cada materia, así como la sana distancia.

Las escuelas privadas dan empleo a decenas de maestros sin contar al personal de apoyo, psicólogos, nutriólogos y de intendencia, entre más personal.

Rocío López Fonseca

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here