precariedad laboral
Imagen: Transmisión
Guadalajara, Jalisco.

Las mujeres como patronas, trabajadoras por cuenta propia, y asalariadas son las más afectadas de la crisis por el covid-19.

La investigadora de la UNAM, Mercedes Pedrero, quien ha dedicado su trayectoria académica a estimar el valor económico del trabajo no remunerado de las mujeres, expuso que las condiciones precarias en el ámbito laboral se acentuaron para el género femenino, el cual ha enfrentado históricamente el techo de cristal que no lo deja ascender, el piso pegajoso que le impide avanzar, la escalera rota que evita que se reanuden carreras exitosas tras una emergencia familiar y el acantilado de cristal que son los retos  imposibles de superar que solo se le encomiendan a las mujeres para exhibir que no pueden.

“En la pandemia para las trabajadoras asalariadas, bueno las que tenían condiciones de trabajo a destajo o contrato temporal como la ley del 2012, la gran reforma laboral de Peña Nieto permitió correr a la gente sin ninguna prestación, bueno legalizó lo que ya se venía haciendo. Las trabajadoras más formales que también hay en el gobierno y en las universidades también su estabilidad laboral no es tal”.

En la conferencia  titulada “Mexicana: el género en tiempos de crisis” de FIL Pensamiento, la académica explicó que las mujeres como patronas están concentradas en empresas de menos de cinco personas. Los giros que principalmente encabezan son de alimentos y salones de belleza que difícilmente van superar la crisis por la pandemia.

La escritora, Denise Dresser atribuyó la situación crítica a la falta de empatía del Gobierno federal.

Georgina García Solís