Fotografía: Gobierno de Jalisco.
Guadalajara, Jalisco.

Ni Zuno, ni Alcalde, ni Irene Robledo están a salvo.

Los jaliscienses ilustres de Jalisco también son víctimas de la delincuencia. Y porque el bronce está muy caro, las autoridades decidieron cubrir el atraco de las letras que hay en las bases de sus estatuas… ¡con pintura y madera! Y para que nadie lo note, éstas fueron pintadas en color dorado.

La Rotonda de los Jaliscienses Ilustres está compuesta por 31 monumentos de personas que han trascendido a través de la historia en el arte, literatura, ciencia y actividades en pro de la ciudad.

En este espacio se pueden apreciar los nombres de Gabriel Flores García, Luis Barragán, Irene Robledo, Agustín de la Rosa… espere, en teoría así debería decir. Desafortunadamente, desde hace meses poco a poco se han robado las letras de los monumentos que, se supone, están en una de las zonas con mejor vigilancia por la constante visita del turismo local y nacional.

Por lo menos, a cada monumento le faltan de 3 a 7 letras, por lo que es más rápido nombrar a las que están completas, Agustín Yáñez y la propia Irene Robledo son de las pocas figuras que aún mantienen las letras completas.

El kilo de bronce ronda los 75 y 110 pesos y, por pieza, podrían obtener de 13 a 20 pesos según la chatarrera donde las vendan.

En el recorrido que este medio realizó, algunas de las letras han sido sustituidas por letras de madera, y en el caso más extremo las han marcado con pintura dorada. Además, las bases en las que se ubican las esculturas se observan rotas, con humedad, y cemento que brinda la estética original de la rotonda.

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia de Jalisco (INAH), es el ayuntamiento de Guadalajara quien debe de hacerse cargo de la reparación, mantenimiento y cuidado de las instalaciones de la llamada rotonda de los jaliscienses ilustres.

Pero ni el patrullaje, ni la videovigilancia o la gran cantidad de peatones que se pasean por ese sitio histórico han podido blindar a los grandes personajes ilustres de nuestro Estado de sumar a la estadística de la delincuencia.

Pablo Toledo

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here