Fotografía: Georgina García Solís
Guadalajara, Jalisco.

Desde hace tres años, miembros de la familia González Uyeda, propietarios de la lechera Sello Rojo, mantienen una disputa legal por la posesión de las instalaciones, en este conflicto los hermanos González Uyeda acusan a Hilda Hiroko, Abraham Kunio y a Rubén Masayi, ex coordinador del Consejo de las Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ) de haberse apoderado de la empresa familiar de manera ilegal en complicidad con jueces y líderes sindicales.

Este conflicto dio un giro el pasado 28 de febrero, pues un tribunal federal dejó sin efecto todas las asambleas realizadas por Rubén Masayi, Abraham Kunio e Hilda Hiroko, ordenando además la cancelación de su inscripción en el registro público de comercio, lo que dejaría sin efecto la expulsión que hicieran en el 2020 de dos de los socios que se dicen ser la parte afectada en esta disputa.

Con esta resolución, Rubén Mayasi, actual administrador general único de las sociedades, quedaría inhabilitado para operar las cuentas bancarias y facturación de la empresa, así como superar reclamaciones que pudieran llegar de terceros que contrataron a la empresa a través de la figura de Masayi.

Actualmente sello rojo cuenta con más de 7 mil empleados y genera el 8 por ciento del mercado nacional de productos lácteos.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here