Fotografía: Cortesía
Guadalajara, Jalisco.

Debido a que a los cinco regidores que conforman la fracción de Morena en Tlaquepaque les otorgaron oficinas en desuso, desgastadas, con material obsoleto, sillas rotas y equipo de cómputo inservible, su coordinador, Alberto Maldonado Chavarín, denunció un trato “desigual” desde la presidencia municipal que encabeza la emecista Citlalli Amaya.

Dijo que, ante eso, presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, al considerar que existe una discriminación hacia su fracción.

“Del material obsoleto totalmente en desuso, obsoleto, las sillas rotas, sin patas, sin asientos, los equipos de cómputo totalmente obsoletos, no sirven, y eso, además de ser una burla, pues es discriminatorio. A los regidores de la fracción mayoritaria que gobierna se les autorizaron ya su personal de nuevo ingreso, tienen equipos de cómputo modernos”.

Según el morenista, tampoco los quiere recibir la presidenta municipal, pese a diversas peticiones verbales y por escrito, ni los tomaron en cuenta en la asignación de comisiones a fin de que presidan las que le interesa a la fracción.

“Fue unilateral, no fuimos escuchados, no fuimos invitados al diálogo para poder conformar o formar parte de las comisiones o presidir las comisiones edilicias de interés del grupo edilicio de Morena. Fuimos excluidos de todas las comisiones que tienen que ver con el manejo de recursos, fuimos excluidos de todas las que tienen que ver con el tema de fiscalización”.

La única que le asignaron como coordinador de Morena fue la Comisión Taurina, a la cual renunció porque está en contra del maltrato animal.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here