Guadalajara, Jalisco.

El regreso a clases para el ciclo escolar 2018-2019 significó no sólo el término de vialidades ligeramente más libres, también significó un fuerte gasto para las familias que por cada hijo estudiante de educación básica, implicó un gasto superior a los mil 500 pesos, únicamente para la compra de los uniformes y el calzado escolar y deportivo, narró la señora Roció García.

La madre de familia detalló que otra cantidad similar tuvo que gastar para comprar los útiles escolares, las mochilas y los pagos de cuotas voluntarias en los plantes.

En la escuela urbana 175 Magisterio, ubicada en las inmediaciones de la ex penal de Oblatos, estas cuotas voluntarias fueron de 350 pesos, informó el padre de familia Eduardo Hernández.

Eduardo Hernández agregó que en esta primaria, además de la cuota voluntaria, les pidieron otros 360 pesos para el pago de los maestros de computación e inglés, 100 pesos para un gafete y unos exámenes y aparte la compra de unas guías que les venden en la escuela a un presumible sobre precio.

Las entregas de útiles, mochilas y zapatos escolares que hacen los gobiernos estatal y municipal a los estudiantes de educación básica, sí sirven para aligerar un poco los gastos para el inicio de clases, sin embargo esto no elimina el gasto que erogan los padres de familia puesto que el material sigue siendo de calidad insuficiente como para que les dure todo el año sin que los padres de familia deban repetir los gastos, explicó la señora María Elena, quien acudió a llevar a sus nietos al primer día de clases.

Además de la bienvenida de los nuevos estudiantes de educación básica, para este ciclo escolar entró en vigor el acuerdo para que las y los niños que tengan más de 35 faltas en el año sean reprobados, incluso los de preescolar.

Celia Niño