George Smoot FIL
Fotografía: EFE
Guadalajara, Jalisco.

Durante 100 años, las ondas gravitacionales de Albert Einstein fueron teoría, causaron polémica por las dudas que había sobre su existencia o por confundirse con artefactos, pero hoy son un hecho comprobado y representan una “nueva ventana” al universo.

En la FIL, el Premio Nobel de Física, George Smoot habló de su importancia para una nueva astronomía, que busca ondas gravitacionales con el mismo entusiasmo que lo hace con los planetas.

El observatorio LIGO, de Estados Unidos hizo el primer hallazgo en 2016, justo en el centenario de la predicción de Einstein en la Teoría de la Relatividad General.

Las ondas gravitacionales transportan información acerca del movimiento de los objetos en el universo.

Con la comprobación de su existencia, el universo podrá ser estudiado sin la necesidad de luz u ondas electromagnéticas.

El físico y astrónomo estadounidense indicó que el observatorio Ligo trabaja para llegar a su máxima capacidad de detección al año 2020, pero que en realidad ocurrirá en 2021. Para entonces será cotidiano el descubrimiento de la fusión de dos agujeros negros.