Fotografía: AFP
Guadalajara, Jalisco.

“El fugitivo puede estar armado y es peligroso”.

Así es como la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) describe al líder del cártel Jalisco Nueva Generación, Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, uno de sus objetivos prioritarios en su eterna lucha contra el tráfico de drogas hacia ese país.

El interés de la corporación estadounidense por colocarle las esposas al líder de esa organización delictiva es tanto, que la recompensa que ofrece por cualquier información que conduzca a su paradero es de 10 millones de dólares: lo equivalente a 206 millones de pesos.

Bajo ese indicador, Nemesio Oseguera es el tercero en el ranking de los más buscados por la DEA. Sólo está por debajo de los capos Rafael Caro Quintero e Ismael “El Mayo” Zambada, por quienes se ofrecen 20 y 15 millones de dólares, respectivamente.

El primero de ellos es de alta importancia para la organización, dado que se le adjudica responsabilidad directa en el homicidio del agente Enrique “Kiki” Camarena, registrado en febrero de 1985.

Por otra parte, al “Mayo” Zambada se le señala como el actual líder del cártel de Sinaloa, que hasta hace unos años era encabezado por Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”.

Sin embargo, esa tercera posición en montos que “El Mencho” ocupa no es fortuita. Se debe al exponencial crecimiento que ha tenido esa organización delictiva en los últimos años, y que, según los informes de la propia DEA, tiene una presencia “significativa” en 23 de los 32 Estados del país.

Este lunes, las autoridades federales reaprehendieron a su esposa, Rosalinda “N”, tres años después de la primera captura. Aunado a ello, dos de los hijos del capo se encuentran detenidos y responden ante autoridades de Estados Unidos.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here