tratado de aguas
Fotografía: EFE/Luis Torres
Guadalajara, Jalisco.

La pandemia aumentó entre un 40 y 60% el consumo de agua potable en los hogares de Latinoamérica por la necesidad de reforzar los hábitos de higiene para evitar contagios, expuso la especialista en gestión de recursos naturales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Paola Luna, quien señaló que disminuyó al mismo tiempo el volumen utilizado por la industria sin que fuera significativo para paliar su escasez.

En la primera edición de Diálogos NCC Iberoamérica, “Crisis de Agua en América Latina” ¿Qué dice la Ciencia?, la especialista del BID advirtió que se han detonado otros problemas.

“Pero sí es muy significativo el impacto con los organismos operadores, hay mayores tarifas para los usos industriales que para los usos domésticos y también en un contexto de crisis económica por todos los efectos de la pandemia pues se han reducido los ingresos en los hogares y muchas de la respuestas a esa reducción en los ingresos es no pagar el agua y recordemos que el agua no es gratis, nosotros estamos pagando por el servicio de recibir el agua que es muy costoso”.

En contraparte, Paola Luna destacó que la pandemia ha ayudado a identificar contaminantes emergentes al incrementarse los estudios en las aguas residuales para detectar el virus y determinar los focos rojos de la pandemia de manera geográfica.

En el Diálogos NCC Iberoamérica, “Crisis de Agua en América Latina” ¿Qué dice la Ciencia? se llevó a cabo en el Día Mundial del Agua.

El académico chileno, Aldo Saavedra alertó que la pandemia tiene una relación directa con la disponibilidad de agua potable, y que la gestión de este recurso es clave para combatirla.

“Basta con ver algunos informes en aquellos países donde hay una mala provisión del agua potable, hay un mal saneamiento, este saneamiento puede ser incluso inestable, la pandemia ha golpeado con mayor fuerza. Ahora la gestión del agua se transforma en un elemento clave para luchar contra las enfermedades y específicamente contra la pandemia, básicamente porque posibilita las medidas de higiene”.

Georgina García Solís