Circo Ávila Camacho
Fotografía: Cortesía Ayuntamiento de Guadalajara
Guadalajara, Jalisco.

La tercera llamada para comenzar la última función del “Gran Circo de Francesco”, ubicado en la avenida Ávila Camacho número 1012, nunca llegó, puesto que antes fue clausurado por incumplir los lineamientos que forman parte del decreto que se publicó el pasado martes 27 de julio.

No se respetaba la sana distancia, la mayoría de los asistentes no portaba cubrebocas y mucho menos había gel antibacterial para quienes iban arribando al sitio.
Esto se vivía tanto dentro como a las afueras del mencionado circo, que han retomado la fama desde las redes sociales, donde niños y adolescentes querían ver a sus personajes favoritos.

Inspectores del gobierno municipal se presentaron desde la tarde para tomar fotografías y levantar actas, colocando los sellos de clausura antes de que llegara “la tercera llamada” y el clásico “comenzamos…”, y que por supuesto en la pista apareciera Francesco, el principal actor circense.

El Gobierno de Guadalajara hizo un llamado a los propietarios y/o administradores de negocios a acatar las medidas emitidas por la Mesa de Salud, que tienen como objetivo primordial disminuir el riesgo de contagios de Covid-19. En este caso, el circo podrá reabrir una vez que haya cubierto las sanciones económicas que impone la autoridad municipal por violar las medidas sanitarias, necesarias para contener la pandemia.

Víctor Chávez Ogazón