Guadalajara, Jalisco.

Los fabricantes de bolsas de plástico se reconocen como parte de un problema de contaminación, pero también quieren ser parte de la solución.

El presidente de los Industriales de Bolsas Plásticas (Inboplast), José Anguiano Hernández aclaró que no se oponen a ser regulados y que lo único que piden es que se haga a través de una ley federal, no por estados ni municipios. De lo contrario no habrá fabricante con la capacidad de cumplir con las reglas que se establezcan en cada región, como se empezó hacer.

En el municipio de Querétaro se eliminó a partir del 1 de agosto el uso de bolsas de plástico en giros comerciales, mientras que en Jalisco se propone reformar la Ley Estatal de Equilibrio Ecológico y la de Protección al Ambiente para que las bolsas que se comercialicen sean fabricadas, mínimo con 80% de materiales reciclados.

Al mismo tiempo se analizan reformas con el mismo fin en otras entidades como Veracruz, Nuevo León, Baja California Sur, Durango y Sonora.

“Hacer una norma que diga ‘esta es la norma nacional’ como lo hizo Dinamarca, como lo hizo España crean una norma para todos, para todo un país, no una norma para cada estado, cada municipio, es imposible trabajar, imagínate que trabajara vasos desechables y me digas ‘tienes que hacer vasos para Zapotlanejo, me tienes que hacer vasos para Tlaquepaque, para Arandas otro tipo’ es imposible”, dijo.

De acuerdo con datos de Inboplast, el 90% de las empresas de bolsas de plástico utilizan al menos 30% de material reciclado y hay ejemplos como Anguiplast, cuyos productos tienen hasta el 70% de plástico rehusado con 30% de carbonato de calcio, insumo que proviene de la tierra.

“¿Qué es lo que hacemos? Lo que ustedes vieron allá adentro, vieron diferentes máquinas trabajando, diferentes colores y diferentes materiales. Desde uno muy limpio hasta uno muy sucio, si se fijaron en las máquinas de en medio los materiales que trabajaron el material natural, si un material es natural lo puedes pigmentar cualquier color que tú quieras, cuando el material ya viene sucio no lo puedes mandar más que el material negro, por eso tienen diferente precio. La bolsa negra es más económica”.

Tan sólo Anguiplast, empresa ubicada en el municipio de Arandas, recolecta al año más de 26 mil 400 toneladas de plástico a nivel nacional para fabricar bolsas. En caso de desaparecer esta industria, no habría quien reciclara ese material, advirtió el industrial, quien consideró que se les ha satanizado como parte de un “populismo ecológico”.

Fotografía: Georgina García Solís

Expuso que la regulación que se apruebe debe fomentar el reciclaje en la fabricación de bolsas, aún cuando signifique elevar los costos de producción.

“Hace tres años o cinco años me costaba tres o cuatro pesos, ahorita anda sobre ocho pesos el kilo de material, si hubiera quien más demandara, si nos forzaran a todos los empresarios a meter reciclado, el material se iría, oferta y demanda así de fácil. Lo que no nos conviene es que me lo prohíban, que no nos dejen trabajar, por eso quiero pagar lo caro, que dejar de darle de comer a toda esta gente”.

Jalisco fabrica el 50% de plástico que demanda el país. Aranda concentra el 25% de esa producción; cuenta con 20 empresas, de las cuales 17 se especializan en bolsas y generan seis mil empleos directos y 2 mil indirectos. Si desaparecieran el 10% de la población de este municipio se quedaría sin empleo.

Georgina García Solís