Su investigación está enfocada a establecer la respuesta de los ecosistemas a perturbaciones tales como cambio climático, eventos volcánicos e impacto humano registrada en los sedimentos lacustres. A través del análisis de polen, partículas de carbón y la geoquímica de los sedimentos se reconstruye la historia de los ecosistemas en la Faja Volcánica Transmexicana desde el Neógeno hasta los últimos mil años. Los estudios que se han llevado a cabo contribuyen en el debate sobre el efecto del cambio climático y la respuesta de las comunidades vegetales en el trópico de altura mexicano. Además, con los datos paleoecológicos se ha establecido la relación entre cambio climático y la historia de la ocupación humana para los últimos 4000 años.

Fuente: Instituto de Geología de la UNAM