Guadalajara, Jalisco.

Tres días después de asumir como presidenta municipal de Hostotipaquillo, Liliana Esparza Ríos, de la coalición Por Jalisco al Frente, compuesta por PAN, MC y PRD, ordenó el despido de alrededor de 60 trabajadores de base, algunos con 5, 7, 10, 15 y hasta 20 años de antigüedad.

Quien hizo la denuncia es Pascual Gutiérrez Mendoza, trabajador de la unidad deportiva y líder del Sindicato de Trabajadores, afiliado a la Federación General de Trabajadores del Estado y Municipios (FGTEM), quien dijo que el despido de empleados se da como una “venganza política”, al no haber votado por la coalición, el pasado 1 de julio.

La presidenta municipal no paga la indemnización por el despido de los trabajadores, solo ofrece un finiquito y lo plantea cubrir en dos pagos diferidos en dos quincenas, por lo cual los empleados se opusieron al cese.

“No hay justificación, nomás porque entró a gobernar la coalición y que no votamos por ellos. Ahí se están vengando. Nos están diciendo que la antigüedad no nos cuenta”, se quejó.

Los empleados fueron despedidos este miércoles y desde la mañana se les impidió el ingreso a sus áreas de trabajo, por lo que se reunieron en plaza de Hostotipaquillo.

De no haber una reinstalación a los empleos o el pago de indemnización por el despido, los trabajadores municipales advirtieron que harán protestas.

“Si por algo no hay acuerdo con la gente. Vamos a hacer una protesta o un plantón, eso es lo que pretendemos, verdad”, dijo.

Los trabajadores despedidos laboraban como choferes, como personal de limpieza en la unidad deportiva y en oficinas municipales.

Ignacio Pérez Vega