jaguar
Fotografía: EFE/ CARLOS Ezequiel Vannoni
Guadalajara, Jalisco. 

Impulsar y consolidar proyectos que permitan la conservación del felino más grande de América, el jaguar, no solo permitirá la supervivencia del mamífero y los servicios ambientales que genera, sino también tendría un efecto dominó para el resto de especies con las que interactúa en la vida silvestre para salvaguardar el equilibrio ecológico.

Así lo planteó Sandra Petrone, del Fondo Mundial para la Conservación de la Naturaleza en México, durante una videocharla con especialistas en donde planteó que, al ser el jaguar una especie sombrilla, es decir, que su sola presencia en el ecosistema tiene impactos positivos en el suelo, agua y especies en niveles más bajos de la cadena alimenticia, los beneficios de conservarlo son exponenciales.

“Los esfuerzos de conservación de jaguar pueden contribuir por lo menos a estos 11 objetivos de desarrollo sostenible, incluidos salud, bienestar, acción por el clima, mitigación por la pobreza, sin embargo sabemos que estamos lejos de alcanzar estas metas, entonces el jaguar se puede convertir en un ícono que nos ayude a alcanzarlos. Los esfuerzos de conservación que se realicen por el jaguar, por sus hábitats, van a ser claves para proteger al planeta y nuestro bienestar”.

Otros especialistas en el tema como el investigador de la Universidad de Guadalajara, Juan Pablo Esparza, habló de cómo el jaguar en Jalisco es afectado no solo por la caza furtiva y la fragmentación de su hábitat, sino también por el azote de incendios forestales como los que ha sufrido Manantlán que disminuyen su alimento y trastornan sus hábitos, además de que también han encontrado residuos de plaguicidas en excretas de felinos silvestres que hablan de otro riesgo para desarrollar trastornos de salud.

“Un cambio comportamental en la zona quemada el jaguar prácticamente se hizo diurno, mientras en la zona quemada antes del incendio era básicamente nocturno (…) Aparte del jaguar en la zona quemada, esta es toda el área que se quemó, disminuyeron los pumas y el pecarí, aquí la zona no quemada la abundancia era mayor, el único que al parecer no le afectó tanto el incendio fue al venado”.

Los participantes, como Érik Saracho, de Alianza Jaguar, recordaron que conservar al felino es conservar los recursos naturales que dan soporte incluso a la vida humana, por lo que llamó a la ciudadanía a documentarse sobre la biodiversidad de su región e involucrarse en su preservación.

Violeta Meléndez