grupo de búsqueda
Fotografía: EFE/Francisco Guasco/Archivo
Guadalajara, Jalisco.

Jalisco arrastra una crisis forense desde 2018, cuando fue evidenciada por primera vez con el deambular de dos tráileres que almacenaban cuerpos sin las condiciones adecuadas de preservación, manifestaron familiares de desaparecidos.

Pese a la negativa del gobierno actual de que existe una crisis forense, colectivos advirtieron que incluso se recrudeció al interior del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).

El constante hallazgo de fosas clandestinas, la reducción al 50 % del personal en el instituto durante la pandemia y las negligencias para identificar los cuerpos, son algunas de las causas mencionadas por las familias, durante la jornadas sobre Crisis Forense en Jalisco del Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (CEPAD).

“Imagínense del grado que estamos hablando de si ingresan un promedio de 20 personas al instituto en Zona Metropolitana. No sabemos la magnitud porque no nos enteramos de las ocho regiones que existen en el estado, entonces la crisis forense es grave, los recursos son pocos y los insumos también”, indicó Mónica Chavira del colectivo Por Amor a Ellxs.

Recordaron que el Gobierno estatal mantiene en la opacidad esta crisis a tal grado que se niega a informarles sobre la cantidad real de cuerpos sin identificar que permanecen en el Semefo y en qué condiciones se encuentran.

Dentro del colectivo Entre El Cielo y Tierra hay familias donde su desaparecido se encontraba en esta institución desde que presentaron la denuncia, pero tardan incluso años en entregarlos o se los pierden cuando ya los identificaron, algo que desanima y desgasta emocionalmente a las familias por esta segunda desaparición institucional.

“¿A qué se debe de qué se trata? Por eso hay muchos cuerpos que ahí están desde hace años y muchas veces aunque la familia esté cada ocho días en búsqueda, en búsqueda, jamás ve a su familiar”, comentó Marta Leticia García, integrante del colectivo Entre el Cielo y Tierra

Las familias aseguran que esta crisis también es responsabilidad de la Fiscalía Estatal al ser la encargada de la custodia de los cuerpos, y sus omisiones, así como la falta de coordinación, derivan en esta lenta identificación de personas fallecidas.

Fatima Aguilar