descentralizar el cine
Fotografía: Elena Castolo
Guadalajara, Jalisco. 

Hace no muchos años, y aunque con menor frecuencia en el presente, el cine nacional se producía en su mayoría en el mismo lugar; la Ciudad de México. Para los miles de cineastas al interior del país acceder a recursos públicos y fideicomisos era casi imposible puesto que la descentralización de estos recursos era una utopía. Para Samuel Kishi, cineasta tapatío, la peor parte era no verse reflejado en ese cine que sólo presentaba una imagen muy pequeña de lo que es México.

“No sentíamos que mucho del cine mexicano nos representaba, no nos representaba como tapatíos, como hidrocálidos, en mi caso como alguien que creció en Atemajac, en un barrio de clase media baja, con estas cosas, con estos problemas. Veía cosas que estaban filmadas nada más en la colonia Roma, en la Condesa, entonces decía ¿Qué es esto? esto tampoco me representa. Entonces había esta necesidad de decir hay que hacer un cine que nos represente y a ver cómo le hacemos con los recursos”.

Durante la charla titulada “Descentralización de la producción de cine en México” que se llevó a cabo como parte de las actividades presenciales del la edición 35 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, se habló de que después del avance que se había logrado con ciertos fideicomisos ahora extintos por el Gobierno federal, surgieron nuevos retos, el de hacer que esas historias contadas desde la descentralización se volvieran de interés global y mostrar que se puede hacer buen cine lejos de la capital, así lo detalla la productora Ariadna Mogollón.

“Es como un personaje muy muy local, pero luego es una narrativa muy mundial; es una mujer en una comunidad pequeña, en un pueblo muy pequeño, un territorio muy específico pero que se enfrenta a la defensa de su territorio, entonces claro, cuando eso lo llevas a la construcción de la identidad local es muy importante porque pasamos por un proceso muy largo de construcción del personaje, pero este personaje tan particular te abre a una narrativa global”.

Alicia Preza