Presa El Zapotillo
Fotografía: Gobierno de Jalisco
Guadalajara, Jalisco.

En las manos de los pobladores de Temacapulín, Acasico y Palmarejo no sólo está el futuro de la Presa El Zapotillo, sino el de cinco millones de jaliscienses, advirtió el gobernador, Enrique Alfaro Ramírez, quien reconoció que no existe un “plan B” en caso de que las tres comunidades no acepten la propuesta del Gobierno federal, con la que no se inundan y se abastecería con tres metros cúbicos por segundo al Área Metropolitana de Guadalajara.

“Si eso pasara, ante lo que estaríamos es una situación en la que se estaría comprometiendo el futuro de cinco millones de ciudadanos de Jalisco. Yo no quiero ni pensar en ese escenario…Es el futuro de nosotros, de nuestra casa y eso es lo que tenemos que entender. Yo no quiero ni pensar que el Presidente se preste a una cosa… no quiero pensarlo”.

El mandatario insistió que no hay otra alternativa viable que no sea aprovechar el caudal del Río Verde para solucionar los problemas de escasez de agua que hay en la ciudad de Guadalajara.

“Aprovechar el agua de lluvia, podemos mejorar nuestra red de distribución para evitar fugas, podemos reforzar nuestros mecanismos de conducción de agua de nuestra fuente de abastecimiento en Chapala y reforzar la red El Salto- Calderón… pero nada de eso va a resolvernos los 3.5 metros cúbicos que nos faltan a la ciudad para atender la demanda de las generaciones que vienen detrás de las nuestras. Está en juego la vida de nuestra ciudad”.

Enrique Alfaro minimizó los riesgos que enfrentarían los poblados alteños si se concreta la propuesta, que consiste en dejar la presa con una cortina de 80 metros y en la colocación de un sistema de compuertas para controlar los escurrimientos.

Esto, a pesar de que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ofreció un decreto para reparar posibles daños futuros.

“Yo creo que el riesgo que hay es como está actualmente. Ahí hay un riesgo. El Presidente lo que hizo fue, como yo lo entiendo, darles un elemento de certeza adicional a los pobladores para decirles que él se hace responsable de que no se van inundar”.

Georgina García Solís