Jalisco contagios
Fotografía: EFE/Luis Torres
Guadalajara, Jalisco. 

La pandemia covid-19, desde hace un año es un “cisne negro”, un fenómeno impredecible y de gran impacto. Aquel sábado 14 de marzo el Sistema de Salud Jalisco oficializa los primeros dos casos del nuevo coronavirus en el estado en dos mujeres residentes del municipio de Zapopan, clasificados como casos importados. Ambas viajaron a países europeos, primer epicentro de la pandemia.

La clasificación fue: paciente uno, ama de casa, viajo a España e Italia, arribo a México y a Jalisco el 4 de marzo vía aérea, a los seis días presenta síntomas leves y cuatro días más tarde se da a conocer por las autoridades sanitarias.

El segundo caso, una mujer trabajadora de la salud que viajó a Alemania. El 1 de marzo presenta síntomas leves y solicita atención el 12 de marzo, y a los dos días se informa.

Ambos casos fueron atendidos en las unidades médicas del Hospital Civil de Guadalajara Juan I. Menchaca y Fray Antonio Alcalde, y confirmados el 14 de marzo de 2020.

Desde enero a esa fecha, en la entidad se habían investigado más de 300 casos, de los cuales 38 eran sospechosos, 29 descartados, nueve en proceso de estudio y dos confirmaciones de covid-19.

Desde entonces, el panorama para Jalisco ha sido desolador y lleno de incertidumbre ante una pandemia que no cesa. La escalada de casos positivos se dio de manera acelerada.

Un día antes de que la Presidencia de la República decretara la Fase 2 de emergencia por coronavirus, en Jalisco se confirma la primera defunción por covid-19 el 23 de marzo, con 45 casos positivos.

Ante el acelerado panorama que se entrañaba en territorio jalisciense y la escasez de pruebas de diagnóstico, la Universidad de Guadalajara consolida en coordinación con el Gobierno estatal el “Sistema Radar Jalisco” a finales de abril.

Esta estrategia vino a representar un cambio sustancias en la confirmación de casos, luego de que el Gobierno Federal desconociera una de las pruebas que se realizaban en la entidad.

En esta mancuerna UdeG y Estado, se llega el 22 de mayo a los mil 95 casos de covid-19 y a las 102 defunciones, un mes complicado ante el alza de casos y la movilidad social a pesar la cuarenta y del llamado nacional “Quédate en casa”.

Conforme transcurrían las semanas el virus se apodera de la población jalisciense, ya en la fase tres de la emergencia en el mes de julio, en la entidad nace el primer bebé de una paciente con covid-19.

Para agosto eran más de 30 mil 500 casos en 121 municipios y mil 559 decesos, y para los festejos patrios interrumpidos la cifra alcanzaba 62 mil 320 mil confirmaciones y dos mil 904 pérdidas humanas.

A los ocho meses de la pandemia, con el semáforo naranja-rojo, y en puerta un segundo botón de emergencia había 71 mil 999 casos con 3 mil 332 muertes por SARS-CoV-2, las cifras ya habían destrozado familias y la entidad está de luto con 4 mil 123 muertos y 95 mil 791 enfermos.

Llegaba la Navidad y las cifras no solo se habían elevado y rebasado las proyecciones sanitarias en varios indicadores, sino que había un riesgo mayúsculo, en la Nochebuena ya había 5 mil 660 muertes y 136 mil 935 casos acumulados.

El Año Nuevo 2021 amaneció más frio que cada año, en medio de la soledad de la ciudad las cifras de defunciones se disparaban a 5 mil 959, y 144 mil 103 enfermos.

La pandemia llegaba a una curva sin control, hospitales saturados, falta de tanques de oxigeno medicinal, sin tratamiento médico, y en víspera de una vacuna, el mes de los Santos Reyes culminaba con 2 mil 484 más decesos y con 50 mil 794 enfermos. Un mes catalogado como catastrófico.

A partir de entonces y con el análisis mundial de que había un descenso de casos confirmados atribuido al cambio de temperatura, el mes del amor y la amistad cerraba con 10 mil 386 muertes y con 222 mil 324 enfermos.

A un año de la pandemia, las cifras no solo se han multiplicado, sino que cambio el enfoque sanitario, la vida de las y los jaliscienses, la forma de comunicación y de ver la vida para quienes enferman y ha teñido de negro a las familiares al tener un familiar muerto por covid-19.

Jalisco de tener hace un año dos casos confirmados, hoy llega a los 230 mil jaliscienses contagiados y cerca de 11 mil decesos, el panorama sigue siendo desolador.

Isaura López Villalobos