Fotografía: AFP/Ilustrativa.
Guadalajara, Jalisco.

Ante la incertidumbre por parte de los profesionales en Jalisco en cuanto a la certificación profesional obligatoria para 2023, el titular de la Dirección de Profesionales del Estado, Martín Orozco Almádez descartó que el Gobierno busque recaudar dinero con esta medida.

“Lo que es la certificación profesional es que tú como profesionista llegues con tu portafolio y cada cinco años demuestres en lo que te has actualizado, los cursos que has tomado, la actualización que demuestras en tu área de trabajo”.

Orozco Almádez argumentó que el proceso de certificación se hará de manera paulatina y quienes la quieran deberán demostrar que en los últimos cinco años recibieron capacitación y se actualizaron en su área.

También dijo que quienes tienen cédula profesional definitiva pueden quedarse con ella sin ningún problema o repercusión; sin embargo, no dan la garantía a quienes brindan su servicio de estar actualizados en su área, o no tendrán el plus que da la certificación.

“Tú como profesionista dices: yo sí me quiero actualizar y certificar. Aunque tenga cédula definitiva, tienes que renunciar a la definitiva para tener una cédula que está cambiando cada cinco años, lo que quiere decir que cada cinco años te estás actualizando”.

Jalisco otorga de manera anual entre 35 y 40 mil cédulas profesionales, y a pesar de que cuenta con 255 colegios profesionales sólo 69 se encuentran activos.

El costo definido por el Gobierno del Estado para la cédula profesional es de 500 pesos cada cinco años.

Para el caso de los profesionistas recién egresados, deben de esperar cinco años para obtener la certificación.

María Ramírez Blanco

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here