Fotografía: EFE/Armando Bautista.
Ciudad de México, México.

Negada a creer que el problema de la poca proyección de cine hecho por mujeres es la falta de talento, la directora mexicana Itandehui Jansen celebra iniciativas que impulsen proyectos femeninos, le duele el descuido de las lenguas indígenas en el país y hace su cine de forma “artesanal”.

“En un mundo ideal no sería necesario hacer distinciones (entre cine hecho por hombres y mujeres), pero que las últimas cifras de Hollywood digan que solo el 12 % de las películas fueron hechas por mujeres, enseña que (en cuestión de equidad) las cosas no han cambiado mucho”, señala Jansen en entrevista virtual.

Itandehui lleva sangre mexicana por parte de su madre oaxaqueña, lugar en el que nació, y sangre holandesa, lugar en el que creció, por parte de su padre.

En su cine, retrata las realidades de pueblos indígenas que se vinculan con sus raíces mixtecas —comunidad a la que pertenece su madre— con las que creció cuando cada verano visitaba la comunidad oaxaqueña.

También muestra su relación con la maternidad, como parte de sus reflexiones al haberse convertido en una madre muy joven, y los vínculos familiares, el paso del tiempo y cuestiones ambientales.

“Yo siempre he hecho cine un poco artesanal, en varias ocasiones hice la fotografía yo misma, trabajaba con mi madre. El trabajar con un equipo muy pequeño hace natural que lo hagas con tu familia”, menciona.

Jansen es parte del Compendio de Cineastas Contemporáneas creado por el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) que impulsado por la Beca de Arte BBVA, FilminLatino y Cinépolis Klic, busca promover el trabajo de realizadoras mexicanas para generar una industria con perspectiva de género.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here