bloqueo político Irlanda del Norte
Fotografía: Paul Faith - AFP
Belfast, Reino Unido.

Irlanda del Norte se dotó de instituciones políticas este sábado con la designación de un gobierno y la reanudación de los trabajos del parlamento, tras tres años de parálisis política en esta provincia británica en primera línea del Brexit.

Después de un acuerdo entre unionistas y republicanos para restablecer una gobierno compartido, la unionista Arlene Foster, del DUP, fue nombrada primera ministra, mientras que la republicana Michelle O’Neill, del Sinn Fein, fue nombrada viceprimer ministra.

“Los últimos tres años han estado dominados por demasiadas divisiones y recriminaciones”, dijo Foster, que ya estaba al frente del gobierno local cuando éste fue derrotado en 2017 por un escándalo político-financiero.

“El verdadero trabajo comienza hoy”, prosiguió ante los miembros de la Asamblea. “Las lecciones han sido aprendidas. Es hora que Irlanda siga hacia adelante”, agregó.

O’Neill, por su parte, saludó “un momento importante” para la política de Irlanda del Norte.

El DUP y el Sinn Fein, los principales partidos de Irlanda del Norte, validaron a última hora el viernes el proyecto de acuerdo respaldado por los gobiernos británico y de la República de Irlanda para restablecer las instituciones políticas de la provincia.

Estas formaciones deben compartir el gobierno en virtud del acuerdo de paz del Viernes Santo de 1998, que puso fin a los “disturbios” entre republicanos (mayoritariamente católicos) y unionistas (sobre todo protestantes).

Esta violencia causó casi 3 mil 500 muertes en 30 años.