Los Angeles, Estados Unidos.

Los thriller de una mujer violada que busca venganza han ocupado un lugar sórdido, a menudo controvertido, bordeando el género de terror desde los años 70.

Y en medio del surgimiento de movimientos como el MeToo y el Time’s Up contra la cultura sexual y la inequidad de género en Hollywood, la cineasta francesa Coralie Fargeat estrenó una estremecedora película de venganza en la era pos-Harvey Weinstein.

Protagonizada por la actriz y modelo italiana Matilda Lutz, “Revenge”“Venganza del más allá”, también titulada “Venganza siniestra”— hace una crítica brutal a los privilegios de los hombres y la culpabilización de las víctimas.

La cinta se estrenó en el festival de cine de Toronto en septiembre de 2017, un mes antes de que estallaran las denuncias contra el otrora todopoderoso magnate de Hollywood, que terminaron salpicando a otros pesos pesados de la industria.

Pero Fargeat, que debuta como directora con su propio guión, sostuvo que esto es apenas “la punta del iceberg”.

“Se requiere un gran cambio en nuestra sociedad y eso no va a pasar en tres o cuatro o cinco meses porque es la raíz de la sociedad la que tiene que cambiar”, dijo al diario Los Angeles Times.

La película abre el viernes en Estados Unidos y en servicios de streaming. Ya está en salas de algunos mercados latinoamericanos, como Colombia y México, según el sitio IMDB.