WashingtonEstados Unidos.

El presidente estadounidense Donald Trump debe anunciar este martes el retiro de Estados Unidos del histórico acuerdo nuclear con Irán que los aliados de Washington consideran es la última barrera para una carrera armamentística en Medio Oriente.

Quince meses después de llegar al poder, el presidente de Estados Unidos, que se pronunciará a las 14H00 (18H00 GMT) en la Casa Blanca, parece listo para darle la espalda  a una gran parte de la comunidad internacional al rechazar este texto concluido en 2015 luego de 21 meses de duras negociaciones.

“El presidente decidió retirarse del JCPOA”, dijo a la AFP un funcionario estadounidense, usando el acrónimo por el que es conocido este documento que plantea, a cambio de un levantamiento progresivo de sanciones, garantizar que Irán no se dote de un arma nuclear.

No ha habido detalles sobre la manera en que se realizaría la retirada.

Según The New York Times, Trump, que no ha cesado de denunciar el “muy mal negociado” acuerdo, se prepara para reanudar todas las sanciones contra Irán que habían sido levantadas en el marco del pacto.

El anuncio del mandatario será escuchado con atención en Medio Oriente, donde muchos temen una escalada de la república islámica, pero también en Corea del Norte, cuando se aproxima un encuentro entre Trump y Kim Jong Un sobre la desnuclerización de la península.

Fuentes europeas dijeron a la AFP que la Unión Europea había sido informada de que Trump retirará a Estados Unidos del acuerdo, pero agregaron que es posible que decida mantener la suspensión de algunas sanciones.

Trump tiene hasta el 12 de mayo para certificar que Irán ha cumplido con el acuerdo frenando su programa nuclear o de lo contrario dejar el camino libre para la reanudación de las sanciones económicas si considera insuficientes las soluciones negociadas con los europeos para “endurecer” el acuerdo.

Eso implicaría, sostienen los expertos, la “muerte” del acuerdo suscrito en Viena entre Teherán y Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania tras seis años de tensiones por el programa nuclear iraní y maratónicas negociaciones diplomáticas.

Los demás países firmantes han defendido el pacto que consideran “histórico”, subrayando que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que realiza inspecciones muy minuciosas, regularmente ha certificado que Teherán respeta los términos del acuerdo, diseñado para garantizar el carácter no militar de su programa nuclear.

“Estamos determinados a salvar este acuerdo porque nos resguarda de la proliferación nuclear”, afirmó el lunes el canciller de Francia, Jean-Yves Le Drian, en Berlín. Mientras, su homólogo de Alemania, Heiko Maas, expresó temores de que un “fracaso conduzca a una escalada” de violencia en Oriente Medio.