Ciudad de México, México.

México no permitirá el ingreso de migrantes al país de manera violenta o irregular, dijo la noche de este viernes el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

En un mensaje en video, Peña Nieto dio a conocer su posición en torno a los hechos suscitados en la frontera de México con Guatemala, donde un contingente de migrantes centroamericanos intentó irrumpir en suelo mexicano tras romper puertas del lado guatemalteco.

El contingente formaba parte de la caravana de cientos de migrantes que salió por tierra el 13 de octubre de Honduras con la intención de llegar a Estados Unidos, atravesando Guatemala y México.

“Como cualquier país soberano, México no permite ni permitirá el ingreso a su territorio de manera irregular y mucho menos de forma violenta”, señaló el presidente.

Además, resaltó: “El ingreso violento al país no sólo atenta contra nuestra soberanía, también pone en riesgo a los propios migrantes, especialmente a niñas, niños, mujeres y adultos mayores”.

El presidente recordó que el Gobierno mexicano contactó desde días atrás a la caravana para informar a sus integrantes que podrían entrar si contaban con visa para México o solicitaban, de manera individual, reconocimiento como refugiados.

Peña Nieto calificó de inédita la situación ocurrida en el paso fronterizo entre la localidad mexicana de Ciudad Hidalgo y la ciudad guatemalteca de Tecún Umán, conectadas por un puente que pasa sobre el río Suchiate.

“Un numeroso contingente intentó ingresar de manera irregular a territorio mexicano agrediendo, incluso lastimando, a varios elementos de la Policía Federal que en estricta observancia de protocolos de derechos humanos se encuentran desarmados”, expuso.

El presidente reiteró que México mantiene su disposición de apoyar a los migrantes que quieran entrar al país respetando las leyes, tras señalar que decenas de personas habían iniciado ya el ingreso ordenado.

México vive los retos de la migración porque es un país de origen, tránsito, destino y retorno y sus leyes colocan la protección del migrante en el centro, pero los miembros de la caravana podrán solicitar su ingreso conforme las vías legales, explicó.

Según cálculos de la prensa local, más de 3.000 hondureños se reunieron en los últimos dos días en la ciudad de Tecún Umán para intentar cruzar a México, muchos de ellos integrantes desde un inicio de la caravana y otros que se fueron uniendo en su recorrido por Guatemala.

Cientos de ellos corrieron por el puente hacia el acceso a México tras romper las puertas del lado guatemalteco, pero la Policía mexicana detuvo su avance.

La caravana ha mantenido su determinación de llegar a la frontera con Estados Unidos a pesar de que su presidente, Donald Trump, advirtió que movilizará al Ejército en caso de que México no la frene.

Los migrantes aseguran que huyen del desempleo y la violencia en Honduras, y que buscan entrar a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades

Fernanda Reyna Huizar