Berlín, Alemania.

La canciller alemana, Angela Merkel, iniciará el próximo miércoles un viaje por África occidental con escala en Senegal, Ghana y Nigeria en aras de lograr avances con los Gobiernos de estos tres países que sirvan para frenar los flujos migratorios con destino a Europa.

“En el centro de las conversaciones se sitúa la política migratoria y los esfuerzos para combatir en los países de origen las causas que motivan la migración”, comunicó la viceportavoz del Gobierno germano, Ulrike Demmer, durante una comparecencia ante la prensa celebrada hoy en Berlín.

“La canciller viajará acompañada por una delegación empresarial de alto nivel que pone de manifiesto el destacado interés de la economía de estos tres países”, agregó la vocera.

La dirigente alemana comenzará su gira africana el miércoles en Senegal, donde se reunirá con el presidente del país, Macky Sall, y también tiene previsto encontrarse con representantes de la sociedad civil.

Ya el jueves, Merkel se sentará en la capital de Ghana, Accra, con el presidente Nana Akufo-Addo, con quien abordará temas de política económica y política exterior. Asimismo, la política conservadora tomará parte en una mesa redonda que versará sobre la importancia de la inversión privada en África. El viaje oficial culminará el viernes en Nigeria.

Merkel se esfuerza en buscar acuerdos tanto en Europa como fuera del viejo continente que sirvan para reducir la llegada de migrantes a las costas europeas.

La negativa del ultraderechista ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, a dejar atracar en los puertos del país a barcos de rescate con inmigrantes procedentes de África a bordo ha obligado a la canciller a asumir una mayor responsabilidad en el desafío migratorio que afecta al bloque.

El tema de los refugiados es un asunto candente en Alemania, un país que desde 2015 ha registrado la llegada de casi 1,5 millones de solicitantes de asilo, y se ha convertido en el principal punto de fricción dentro de la alianza conservadora de Merkel.