Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

Han transcurrido casi seis meses desde que Protección Civil de Guadalajara emitió el 12 de noviembre pasado, un dictamen de riesgo para inhabilitar el uso de dos aulas en la Escuela Primaria “Galeana”, situada en la calle Colón número 490, en el barrio de Las Nueve Esquinas.

La Secretaría de Educación prometió que haría las reparaciones necesarias, sin embargo, nada ha sucedido desde entonces. El 4 de abril pasado, del techo se desprendieron algunos ladrillos que pudieron haber lastimado a los alumnos o maestras, por lo que es urgente que se intervenga el plantel que tiene valor patrimonial, ya que data de 1900, por lo que su antigüedad es superior a los 120 años, por lo que está protegido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Madres de familia le piden a la Secretaría de Educación que acuda a reforzar los techos, ya que tiene vigas de madera y pueden darse nuevos desprendimientos, dijo Gloria Hernández.

“Nosotros pedimos a las autoridades que sí nos den una respuesta, porque desde hace más de cinco meses se hicieron las gestiones para la reparación del inmueble y nos dijeron que en enero o febrero empezaban con la reparación, pero nada pasó, simplemente quedó en palabras. Vino Protección Civil cerró dos salones, porque la estructura está dañada, porque tiene vigas de madera, entonces, no están trabajando esos salones. Los demás salones se alternan con los demás niños”, dijo.

Desde el 4 de abril, toda la escuela “Galeana” cerró las aulas, por la caída de los ladrillos, sin embargo, Protección Civil visitó el plantel esta semana, pero no emitió un nuevo dictamen, solo refrendó los riesgos anteriores.

Damián es alumno de segundo de primaria y pidió que su salón se repare, ya que no quiere seguir en clases virtuales.

“Que la arreglen y lo más importante, que estudiemos. Estoy en vacaciones (toma clases desde casa) y prefiero venir a la escuela”, relató.

A su vez, Blanca Leaño, mamá de Damián, pidió a las autoridades educativas que atiendan los daños de la escuela, porque los niños ya están desesperados de tomar clases virtuales, cuando el resto ya está al 100% en clases presenciales.

“Yo al llegar aquí por recomendaciones de muchas personas, me doy cuenta que es una escuela con una gran calidez humana. Los niños no mienten, ellos entran felices. Mi hijo tiene compañeros que tienen autismo, hay niños que tienen capacidades diferentes, problemas de motricidad y vienen porque se les da una buena atención. Por eso, les pedimos que nos volteen a ver y que se den cuenta que no están afectándonos a nosotros como papás, sino que definitivamente, se afecta a los niños”, aseveró.

Las madres de familia dijeron que con tal de que sus hijos tengan de nuevo clases presenciales, aceptarían el traslado de los seis grupos a un sitio prestado, en tanto se repara el edificio escolar.

La Primaria “Galeana” tiene alrededor de 150 alumnos en el turno matutino.

Ignacio Pérez Vega

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here