Fotografía: EFE/Sáshenka Gutiérrez.
Guadalajara, Jalisco.

Debido a que ven una justificación “falsa y simplista” en la reforma electoral presentada por el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y atenta contra la autonomía del Instituto Nacional Electoral (INE), expertos coincidieron en que estos cambios son innecesarios y revanchistas.

Como parte del Foro Internacional: En Defensa del INE y la democracia mexicana, especialistas electorales manifestaron que el principio de austeridad y de reducción de costos que argumenta el Ejecutivo federal en la iniciativa porque este instituto resulta “muy caro”, no se sustenta.

En el panel “¿Es necesaria una reforma electoral en México?” Mauricio Merino, director del Instituto de Rendición de Cuentas de la Universidad de Guadalajara (UdeG) la catalogó como falsa y demagógica, pero además representa una amenaza.

“Sí creo qué hay una amenaza cierta, no solamente al INE, ya se dijo repentinamente que hay una amenaza a la democracia misma del país con esta propuesta de reforma. Es una amenaza que se está plantando a la luz del día, que puede verse en la iniciativa planteada ya por el Presidente”.

Recalcó que la idea de la austeridad que argumenta el Gobierno federal es inexacta porque el INE tiene cada vez más obligaciones que no podría resolver con el mismo presupuesto.

Para Jacqueline Peschard, ex consejera del IFE, la reforma representa un retroceso de 30 años y es innecesaria porque la elección de 2024 no está comprometida al no haber datos duros sobre una falta de equidad y competencia en la contienda de 2024, más bien la propuesta del Presidente se trata de una fórmula revanchista. Además, la eliminación de plurinominales va en detrimento de los partidos minoritarios, mientras que la designación de diputados y regidores a través de lista omite la cercanía del candidato con el ciudadano.

Miguel Ángel Lara, especialista en evaluación de la democracia, resaltó que esta reforma fue elaborada sin considerar la opinión de expertos y actores relacionados a la misma, cuando el INE tiene calificación positiva en su desempeño. Es unilateral y sin debate.

Máximo Zaldívar, director regional de la Fundación Internacional para Sistemas Electorales, agregó que si bien una reforma electoral no es mala, es importante no perder de vista el contexto en el que se da y si es meritorio o depende de otros intereses que atentan contra la autonomía de los órganos electorales.

“Deseo lanzar la siguiente interrogante ¿si estas propuestas nuevas que vemos surgir en algunos países de la región obedecen realmente a un factor de cambio necesario o más bien siguen una lógica de articulación de intereses partidarios y personalizados en torno al poder público enmarcados en un altamente mediatizada y aparente transformación democrática?

Coincidieron en que si se hace una reforma debe ser para consolidar y fortalecer al INE, por ejemplo, se cambie su forma de financiamiento para que no dependa de la voluntad del Presidente ni de los legisladores, sea en función de la cantidad del padrón electoral, elecciones y número de consultas públicas. También que las elecciones constitucionales no sean lo mismo que las consultas ni obedezcan a caprichos y no se permita la captura o designación de los consejeros electorales para poner amigos y cercanos al partido en turno.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here