Hacienda compra coberturas petroleras
Fotografía: Forbes México
Houston, Estados Unidos.

Hace dos años, la compañía estadounidense de gas natural licuado (GNL) Tellurian se derrumbó en la bolsa de valores, despidió empleados masivamente y suspendió su proyecto de terminal de exportación en Luisiana. Hoy, se regocija su presidente, Charif Souki, inversores y banqueros “hacen cola en la puerta” para decirle: “¿podemos financiar su proyecto?”.

“La demanda y el deseo de los europeos de no depender más del gas ruso son señales claramente positivas para el mercado. Ayudarán (…) a las decisiones finales de inversión” que se tomarán principalmente en el Golfo de México, explica Charlie Riedl, vicepresidente de la Asociación de Suministro de Gas Natural.

El 8 de marzo, debido a la guerra desatada tras la invasión de Ucrania por Moscú a finales de febrero, Estados Unidos prohibió la importación de GNL, petróleo y carbón rusos. Durante años Washington ha alentado a Europa a depender menos de los recursos energéticos del gigante vecino.

En un comunicado de prensa, la Casa Blanca recordó que “la política federal no limita la producción de petróleo y gas. Al contrario, (…) en el corto plazo la oferta debe aumentar con la demanda”.

Ocho terminales permiten actualmente a Estados Unidos exportar 400 millones de metros cúbicos de gas por día y la construcción de unas 14 terminales nuevas ya ha sido aprobada por la Comisión Federal Reguladora de Energía (Ferc).

Este es el caso de Driftwood LNG, el futuro sitio de licuefacción y terminal de exportación de Tellurian, al sur de Lake Charles, en el estado de Luisiana (sur).

Cerrado durante un año y medio, se materializará el próximo mes con el inicio de las obras. Podrá exportar 100 millones de metros cúbicos por día.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here