adultos mayores
Imagen: Transmisión
Guadalajara, Jalisco. 

Hubo casos a nivel internacional en los cuales se toleró durante la pandemia del COVID-19 la muerte de adultos mayores, lo cual se conoce como gerontocidio, acusó John Keane, director de la Iniciativa para la Democracia de Sidney, durante la mesa “Gobernar en la epidemia. Los desafíos del autoritarismo para las democracias”, moderada por Jesús Silva Herzog en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

“Agregaría a la lista, que el gerontocidio ha sido permitido, la muerte innecesaria y prematura de los ciudadanos que están envejeciendo. Eso estuvo muy claramente en operación las primeras semanas en Bretaña. Yo escapé de Oxford en los primeros días de marzo, en ese momento el número de muertes de la tercera edad ni siquiera estaba incluida. Y el gran espectáculo del vicegobernador de Texas se atreve a decir en la televisión que los abuelos en Estados Unidos deberían considerar la posibilidad de que ya es tiempo de irse, y que deberían estar dispuestos a hacerse un lado para permitir que sus hijos y sus nietos pudieran tener un futuro positivo. El gerontocidio ha ocurrido y debe ser llamado por su nombre correcto”.

Donatella Della Porta directora del Centre for Social Movements Studies de la Scuola Normale Superiore de Florencia, dijo que una pandemia se equipara a una catástrofe natural o a un conflicto armado de gran magnitud. Y esta pandemia llegó en un momento en que de por sí ya era crítico para la democracia liberal.

“Esto es en instituciones representativas, instituciones estatales, que los ojos de los ciudadanos nos están desempeñando bien. Así que hay una reducción de la confianza y también un intento de tener participación política a través de los procesos electorales. Ya era en sí un momento en que la democracia en su forma de democracia liberal enfrentaba ya desafíos. También hubo otro tipo de desafíos como la desigualdad que ha crecido mucho dentro de un mismo país y entre los países. El llamado Neocapitalismo liberal que trajo consigo un aumento de desigualdad y creciente descontento”, indicó Della Porta.

Della Porta añadió que ha aumentado el racismo, y lideres populistas de derecha exacerbaron sus discursos, y los problemas existentes antes de la pandemia se agudizaron.

Julio Ríos