hospitales civiles INSABI
Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

Tras de reunirse con el gobernador Enrique Alfaro Ramírez y con la comunidad médica de los Hospitales Civiles de Guadalajara (HCG) hace unos días, el rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Ricardo Villanueva Lomelí, informó que se tomó la decisión de no adherirse al convenio de incorporación al Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI).

Ante ello, también se resolvió que los HCG y el Gobierno de Jalisco presentarán en una semana, al gobierno federal, un proyecto para la operación de los organismos públicos descentralizados que administran los hospitales “Fray Antonio Alcalde” y “Juan I. Menchaca”, para que no se afecte a los pacientes, explicó el rector general, quien dijo que los hospitales civiles deben mantenerse como hospitales-escuela.

“Tuvimos una primera reunión de trabajo, estuvimos revisando todas las características de los convenios marco que se están dando en todos los estados y ratificar que hay muchas preguntas sin resolver, que una decisión de este tipo, tan grande como son los temas de salud, se tendría que tener muchísima claridad en todos los detalles y la decisión de inicio es hacer una propuesta de no adhesión a este convenio, pero de búsqueda de respuestas del gobierno federal, donde el compromiso del gobierno del estado, los HCG y la Universidad, haremos una propuesta en conjunto. La idea es llevarle al presidente de la república, una propuesta específica de las condiciones de Jalisco”, relató.

Villanueva Lomelí señaló que si los Hospitales Civiles se suman al INSABI en las condiciones actuales que plantea el gobierno federal, los directores serían nombrados por la federación, pero el patrón para asuntos de carácter laboral seguiría siendo el gobierno de Jalisco.

“La propuesta como se está mandando es que las autoridades al momento de firmar la adhesión, en las reglas que están hoy vigentes, pues inmediatamente todas las autoridades de los OPD, los estaría firmando la federación y se entregaría toda la infraestructura, el recurso material, humano y financiero a la federación, pero hay ciertas dudas, porque el propio personal de la Secretaría de Salud, seguiría siendo personal del estado, pero que ya depende de la federación. El patrón sigue siendo el estado. En caso de un juicio laboral, ¿quién es el responsable?”, dijo.

En 2020, el HCG tiene un presupuesto autorizado de $4 mil 57 millones.

De manera adicional, ambos hospitales ejercían un monto de $1,500 millones, de los cuales $1,150 millones, llegarían por concepto del Seguro Popular.

En este momento, los Hospitales Civiles trabajan en forma regular, pero si no hay aportación del gobierno federal, podrían registrarse carencias de suministros médicos y materiales en las siguientes semanas, advirtió el rector general.

Al año, el HCG atiende 600 mil consultas, 80 mil hospitalizaciones y 40 mil cirugías, así como 11 mil nacimientos. Anualmente también mantiene en formación a 900 médicos.

Ignacio Pérez Vega