Fotografía: Medios
Guadalajara, Jalisco.

Tras contar con el horario de verano por 26 años en el país, los beneficios que éste tenía eran menores a las complicaciones. El investigador del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingeniería (CUCEI), Hermes Ulises Ramírez, explicó que el ahorro de energía era mínimo, pero los problemas de salud eran mayores.

“el famoso discurso de que nos permitía ahorrar energía pues no fue lo que se planeó, y lo que sí trajo como consecuencias en muchas personas que son muy susceptibles, trajo problemas de salud como pérdida de sueño, insomnio, crisis nerviosa”, explicó hermes ulises.

Además de las dificultades para dormir, Hermes Ramírez agregó que en algunos casos hubo personas que sufrieron de problemas cardiopulmonares e incluso, enfermedades mentales como esquizofrenia.

Por ello, el investigador indicó que muchas personas no podían adaptarse al cambio de horario, y ante los problemas de salud y de sueño, también tenían dificultades económicas.

“De hecho hay gente que lo hacía en cuestión de días, pero hay gente que se paraba tres, cuatro semanas y a veces un poco más sin poder adaptarse a esas nuevas condiciones de poder retomar su actividad del día a día de manera normal. Entonces esto es provocado por el mal de insomnio y al final de cuentas esto repercute en un gasto tanto de manera privada como de manera social”, añadió el investigador.

Hermes Ulises Ramírez concluyó que el ahorro de energía fue sobrepasado por los gastos en medicamento y el costo social que conllevaba adaptarse al horario de verano.

Puedes ver la entrevista completa aquí:

 

José Barragán

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here