programa de verificación vehicular
Fotografía: Semadet (Twitter)
Guadalajara, Jalisco.

Ni la Secretaría del Medio Ambiente de Jalisco (SEMADET) conocía el estudio que el Gobierno del Estado ocultó durante diez años y en el cual se confirmaba la presencia de agentes tóxicos como arsénico, flúor, o plomo, en niños de las comunidades aledañas al Río Santiago.

El secretario del Medio ambiente Sergio Graff, señaló:

“Nosotros no hemos ocultado nada. Ese estudio se da a conocer por una solicitud de transparencia que se hizo. Ese estudio estaba archivado desde 2009 y nunca se hizo visible en el pasado, al menos para nosotros. Cuando se buscó con esa definición tan precisa. Y estamos trabajando en base a ello. Nosotros tenemos una mesa de trabajo con la UdeG y Salud Jalisco para un proyecto de Salud Ambiental”, dijo.

El estudio que analiza pruebas médicas de sangre, orina y heces a 330 niños de Juanacatlán, El Salto, La Cofradía, Puente Grande, entre otras comunidades.

Dependiendo de cada colonia o poblado, entre el 45 y hasta el 90% de los niños tenían niveles tóxicos de químicos en la sangre.

El diagnóstico fue elaborado por científicos de la Universidad de San Luis Potosí, incluso proponía acciones a seguir, que finalmente fueron ignoradas pues el documento fue archivado.

“Yo no conocía ese estudio. Estaba archivado en alguna caja de archivo viejo. Pero como se solicitó en específico seguro estaba en una caja o en los archivos que estaban en ese tema. Ahora vamos a trabajar estrechamente sobre ese tema y el trabajo que ya estamos haciendo con la Secretaría de Salud lo podamos reforzar con la información que ya está ahí”.

El estudio tuvo un costo de 1 millón y medio de pesos, pagados por la Comisión Estatal del Agua, en tiempos de Emilio González Márquez y escondido en el sexenio de Aristóteles Sandoval Díaz y el primer año del actual.

Su ocultamiento ha sido calificado por activistas como un “crimen de estado”, pues esa indolencia perpetuó muertes y enfermedades de los niños.

Julio Ríos