Fotografía: EFE/Luis Torres.
Ciudad de México, México.

El cadáver de un bebé de tres meses apareció en la basura del penal mexicano de San Miguel, en la ciudad de Puebla, denunció la asociación civil Reinserta.

La organización, que trabaja en las cárceles mexicanas, aseguró que lo que “se encontró en los botes de basura fue un bebé de tres meses que fue asesinado al interior del penal cuando ingresó en una visita familiar”.

Aunque el Gobierno de Puebla y la Fiscalía General del Estado (FGE) no se han pronunciado de forma oficial sobre el tema, medios locales citaron fuentes policiales que afirman que la Unidad Especializada en la Investigación de Homicidios indaga los hechos con hermetismo.

Un interno que trabajaba en los contenedores de material de plástico reciclable, conocido como PET, encontró el cuerpo del bebé desde comienzos de semana cubierto con cal y dentro de una bolsa, pero apenas ahora se revela la información, según la prensa local.

Una de las versiones que investigan las autoridades es que desde el 5 de enero ocurrió la muerte del bebé, según documentos que se hallaron en la bolsa.

Por ello, Reinserta “condenó enérgicamente” a las autoridades penitenciarias de Puebla, incluyendo al gobernador Miguel Barbosa, “por este terrible asesinato y por su incapacidad absoluta de mantener el control de un penal”.

Esto porque “pasó por desapercibido el asesinato de este bebé y que un interno del mismo penal fuera quien notificara sobre este hecho al encontrarlo en los contenedores de basura”, añadió el comunicado.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here