Fotografía: EFE/Luis Torres.
Ciudad Juárez, Chihuahua.

En el olvido por parte del Gobierno mexicano, sin suficiente cosecha para satisfacer sus necesidades alimentarias y con ausencia de servicios médicos, esa es la realidad que afronta la comunidad indígena de Guachochi, en Chihuahua.

Es el caso de Rosalba Loya García, habitante de esta región, quien refiere que no cuentan con agua y para tener el vital líquido, lo traen de otras poblaciones cercanas en galones, en burro o bien a través de la lluvia.

“La gente de la ciudad no sabe que la gente de la comunidad indígena siempre padece hambre, tenemos carencias de salud, educación, hacen falta maestros bilingües que enseñen a los niños en su idioma: el tarahumara”, dijo.

Incluso, ante los casos que se han registrado de la COVID-19 en la zona, los pobladores beben diferentes tés medicinales que ellos se elaboran.

“No salimos cuando alguien se pone enfermo, nos aislamos y el hambre la aguantamos con el pinole que hacemos, aguantamos todo un día”, contó la mujer.

Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), que mide la pobreza en México, la zona serrana de Chihuahua tiene el mayor índice de rezago social.

Otro caso es el de Fermín David Calzadillas, quien habló sobre las necesidades de la comunidad.

“Son necesarias la educación y la salud, además hay mucha necesidad en la sierra. A mucha gente se le heló su cosecha, por eso nos vemos en la necesidad de emigrar a las ciudades, para buscar alimentos”, dijo Fermín.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here