Fotografía: Cortesía
Guadalajara, Jalisco.

Es su festival y no podía faltar, Guillermo del Toro ofreció un conservatorio en línea con la Directora General del FICG, Estrella Araiza con quién charló acerca del proceso creativo sobre su próxima película “Pinocho”, cuyo estreno está programado para diciembre de este año en Netflix y del cual hace unos días reveló las primera imágenes a través de Vanity Fair.

Del Toro compartió que tuvieron que pasar 15 años para poder realizar esta cinta, pues primero quería emprender proyectos y técnicas diferentes para poder regresar al mundo de la animación.

Fotografía: Héctor Navarro.

Para el cineasta la historia de “Pinocho” es de corte universal y es de esos “muy selectos personajes que admiten nuevas versiones de acuerdo a cada voz que quiera cantar esa canción”.

Una vez que el tapatío ganó el Oscar por “La Forma del Agua”, pensó que era momento de empujar para la creación de un taller en forma de animación en Guadalajara para apoyar al talento local y atraer producciones internacionales.

De hecho, parte de quienes conforman ese taller animaron varios minutos en la nueva cinta de “Pinocho”, pues para el cineasta era importante que los títeres principales fueran tocados por manos tapatías.

De la técnica de stop-motion, el director de “El laberinto del fauno”, recuerda que fue con King Kong de 1933 que se popularizó esta técnica y enfatiza que la técnica es muy sencilla de explicar, pero muy difícil de concebir, es tardada y compleja, pues 24 cuadros proyectados dan un segundo de película. Esto aunado a que en cada cuadro se les tiene que dotar de personalidad, movimiento y darles alma.

Del Toro ejemplifica el arduo trabajo que significa realizar “Pinocho”, declarando que actualmente se encuentran trabajando en ella 23 animadores en más de 20 sets al mismo tiempo.

Héctor Navarro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here