Guadalajara, ciudad de crimen | Parte 1

La segunda ciudad de mayor importancia económica en el país, como la venden con orgullo las autoridades, es un sitio en donde no pasa un día sin que las noticias de tinte rojo den cuenta y donde en muy pocas ocasiones se habla de arrestos clave o estrategias de paz.

0
9
Guadalajara, Jalisco.

Miles de millones en seguridad

Jalisco, y su Zona Metropolitana de Guadalajara, son un buen lugar para cometer delitos.

La segunda ciudad de mayor importancia económica en el país, como la venden con orgullo las autoridades, es un sitio en donde no pasa un día sin que las noticias de tinte rojo den cuenta de homicidios, de familias devastadas, de núcleos sociales trastocados por el delito… y donde en muy pocas ocasiones se habla de arrestos clave o estrategias de paz.

Porque esta ciudad ha visto de todo. De todo.

En los años recientes, las autoridades han acudido a levantar indicios tras una masacre de 11 trabajadores de la construcción en Tonalá, han hecho lo propio afuera de la casa del gobernador para recrear la historia de un hombre que atropelló y acuchilló a su ex pareja frente a guardias de seguridad, y han atendido y llorado las muertes de decenas de oficiales de Policía; muy recientemente, las de cuatro agentes de El Salto que valientemente se liaron a balazos contra un grupo armado integrado por jóvenes que no rebasaban los 20 años de edad.

Y el común denominador de esos hechos es que ocurrieron. Que un delito de alto impacto se cometió y que el saldo de éste es irreparable.

Ello, pese a que el Gobierno de Jalisco ha invertido una muy buena cantidad de fondos para, precisamente, evitar que las víctimas y los crímenes crezcan en cantidad.

Basados en cifras, las estrategias del Estado para tratar de pacificar a Jalisco han fracasado. Sólo de 2015 a la fecha, el Ejecutivo estatal ha asignado 56 mil 431 millones de pesos para sus áreas de seguridad.

En ocho años, Jalisco ha incrementado en 24.5% los fondos para sus organismos de prevención y procuración de justicia, pero el sentimiento de seguridad no va en la misma proporción.

Esto, pese a que el discurso oficial es por demás triunfalista.

En un video de redes sociales, Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco dijo que:

“Jalisco está no solamente por debajo de la media nacional, sino en el lugar 18 de todo el país como uno de los estados en los que más avances hay en materia de seguridad, según las cifras del Sistema Nacional de Seguridad”.

Además, agregó que:

“Lo que podemos afirmar categóricamente es que el tercer Estado del país, el tercer estado más grande del país, en todos los indicadores de seguridad, está en un lugar mucho más allá del tercer lugar. Es decir, se ha avanzado mucho, hay resultados que el propio Gobierno federal reconoce como positivos, estamos ya en condiciones de decir que nuestro Estado está por debajo de la media en la totalidad de incidencia delictiva”.

El problema es que, pese a ese dispendio y al mensaje del gobernador, la percepción de seguridad entre los ciudadanos no es la mejor.

En 2015, 64.9% de los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara se sentían inseguros; hoy son 87.1%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En los últimos dos sexenios, las autoridades han movido y quitado piezas, ejecutado estrategias y creado burocracia que simplemente no ha funcionado. Pero de esto les hablaremos en la segunda entrega de este trabajo especial: Guadalajara, ciudad de crimen.

Investigación especial, UDGTV CANAL 44, Víctor Manuel Chávez Ogazón e Isaack de Loza.

Lee el especial completo:

Guadalajara, ciudad de crimen.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here