Fotografía: Twitter
Guadalajara, Jalisco.

La madrugada de este viernes, un grupo armado, presuntamente respaldado por policías municipales de Cuautitlán de García Barragán, se llevaron a dos defensores de los derechos indígenas de esa localidad, Higinio Trinidad de la Cruz y Javier Flores Elías. Ellos fueron sacados por la fuerza y aún se desconoce su paradero.

Los hechos ocurren a unos meses de que se cumplan diez años del secuestro y la desaparición forzada de Celedonio Monroy Prudencio, otro líder de origen indígena de esa misma localidad, que se encargaba de proteger y defender los recursos forestales de la Sierra de Manantlán, en especial el territorio de la comunidad nahua de Ayotitlán, ubicada en el municipio de Cuautitlán, Jalisco.

A él, la noche del 23 de octubre de 2012 se lo llevaron varios hombres armados —con ropas tipo militar- que viajaban en varias camionetas en las que llegaron hasta su casa situada en el poblado de Loma Colorada, municipio de Cuautitlán de García Barragán. Su esposa intentó evitarlo, pero fue golpeada y nunca más se volvió a tener alguna noticia de Celedonio. Los hechos permanecen impunes.

Esta ocasión fue algo similar, se dijo que era un grupo nutrido de hombres acompañados presuntamente por policías municipales de Cuautitlán de García Barragán, quienes al menos portaban uniformes. Los autores se ostentaron como integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Los hechos ocurrieron en las rancherías de Lagunillas y Quiroma de la comunidad de Ayotitlan, municipio de Cuautitlán de García Barragán, Jalisco.

Eduardo Mosqueda, recién designado como miembro del Consejo Consultivo del Mecanismo Federal de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, lanzó la advertencia y denunció públicamente lo ocurrido.

La Fiscalía de Jalisco guarda total silencio al respecto.

Víctor Chávez Ogazón

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here