Fotografía: Pablo Toledo
Guadalajara, Jalisco.

Al grito de “si la reforma no es justa, no va”

Fue una de las consignas que lanzaron los trabajadores del Fesijal, quienes marcharon desde diferentes puntos hasta el Congreso del Estado.

Los contingentes salieron del Nuevo Hospital Civil de Guadalajara, Antiguo hospital Civil de Guadalajara, oficinas centrales del Siapa, Televisa Guadalajara e Ipejal salió de “la glorieta de la normal”.

Desde la calle Hospital, cientos de trabajadores de la salud caminaron a la Calzada Independencia, ahí, zapatos, batas y uniformes pintaron de blanco el camino,

Desde las alturas el helicóptero de la policía documentaba cómo la mancha azul del contingente de trabajadores del Siapa se unían a los hospitales civiles.

Martha Lilia es enfermera del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, cuenta con 21 años de servicio y hoy se suma a esta marcha para defender el trabajo de su vida, su salario y una pensión a la que sueña llegar; desgasta sus suelas y físico porque no le parece justo que ella y sus compañeros tengan que pagar por malos manejos de terceros.

“Lo que se ha ganado se pierde, porque creo que no tenemos la culpa nosotros los trabajadores de las malas inversiones que han hecho con nuestros ahorros, porque es nuestro ahorra final de cuentas es por eso que estamos aquí manifestando y apoyando”.

Fotografía: Pablo Toledo

Carolina Borbón es auxiliar de ventanilla en el Siapa, tiene seis años laborando y se suma a la marcha por la reforma que buscan hacer al Ipejal, pues dentro de las modificación estaría aumentar las cuotas y al permitir ese aumento le traería un disminución bastante significativa a su salario, lo cual no piensan permitir.

“Imagínate a mí me hacen un descuento de aproximadamente dos mil pesos y el descuento que me harían se duplicaría, entonces prácticamente se me iría toda mi quincena para ellos y yo creo que eso no es justo”.

En todo momento los manifestantes se mostraron respetuosos pese a los comentarios de los usuarios del Macrobús, quienes vieron su servicio interrumpido y tuvieron que caminar por la calzada para encontrar servicios de transporte público.

Ya en Avenida Juárez cerca de mil 500 trabajadores del Siapa y hospitales civiles caminaron hasta Ramón Corona y al pasar por palacio de gobierno gritaron consignas al gobernador Enrique Alfaro.

Finalmente cerca de las 11 de la mañana arribaron tres contingentes al Congreso del Estado, donde después se integraron los trabajadores del Ipejal y el contingente que salió de la televisora. En el lugar ya se encontraba un estado y tanto las inmediaciones del legislativo como la plaza de la liberación se encontraban resguardadas por decenas de rejas metálicas.

Algunas de las exigencias de los trabajadores son respetar los derechos adquiridos, que el gobierno del Estado pague la nómina de Ipejal, que exista un tope máximo de 50 mil pesos en las pensiones, entre otras demandas que mejoren sus condiciones laborales.

Pablo Toledo

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here