Fotografía: EFE/EPA/Tannen Maury.
Uvalde, Estados Unidos.

Nancy y Art Sutton llevan veintiocho años tomando fotografías de los niños de todas las escuelas de Uvalde. Los retratos de los 19 niños asesinados en la masacre del pasado martes están ahora sobre el mostrador de su tienda, listos para que sus familias los recojan.

“Solo quiero bendecirles con fotos”, dice Nancy Sutton en la tienda que comparte con su marido en esta localidad del sur de Texas (EEUU), decorada con fotos de estudiantes con togas y birretes, familias sonrientes y también de un joven que finge disparar un arma de fuego.

Tras el tiroteo en la escuela primaria Robb, el matrimonio se puso a buscar las fotos que tomó a las víctimas del tiroteo al comienzo de cada curso escolar y se puso en contacto con sus familias para que “elijan la que más les guste”.

“Así podemos revelar esas fotos a tamaño grande, para que puedan ponerlas en los funerales, o colgarlas para siempre en sus casas”, explica la copropietaria de la tienda “Uvalde Photo”.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here