Mick Schumacher
Fotografía: Hasan Bratic/dpa
Baréin, Alemania.

os alemanes Mick Schumacher y Sebastian Vettel iniciaron hoy las primeras sesiones de test de la temporada de Fórmula 1 en sus nuevos equipos y no se puede decir que lo hicieran con buen pie, ya que ambos tuvieron sendas averías en sus bólidos en el circuito de Sakhir, en Baréin.

Mick Schumacher apenas había probado su primer Fórmula 1 del equipo Haas cuando un problema hidráulico solo le permitió completar unas escasas 15 vueltas antes de que le tomara el relevo su compañero, el ruso Nikita Masepin.

“Estoy contento de conducir ahora”, comentó el hijo del siete veces campeón mundial Michael Schumacher al canal de televisión “Sky” justo antes de subirse al coche de pruebas. Dijo haber “dormido bien” y estar “muy motivado”.

La intención de Schumacher era ecoger datos, familiarizarse con la cabina y probar los límites del bólido. Pero pronto su vehículo tuvo que sufrir el reemplazo de la caja de cambios. Los mecánicos trabajaron en el coche número 47 durante más de dos horas antes de que el alemán pudiera volver a la pista poco antes de la pausa para el almuerzo.

Schumacher dijo que solo había podido dar tres vueltas al límite. “Al final, fue muy divertido”, agregó, a pesar del tiempo de espera.

Por su parte, Vettel tampoco tuvo un debut plácido con Aston Martin. Después de 39 vueltas, el alemán se retiró a la entrada del pit lane con una avería, que fue subsanada tras una breve pausa.

La temporada plantea un récord de 23 carreras, con las que el Mundial de Fórmula 1 pretende recuperar el tiempo tras un año económicamente deficitario a causa de la pandemia de coronavirus. Necesita desesperadamente ingresos.

Las esperanzas de un pronto regreso de los espectadores están relacionadas con la entrada en nuevos mercados, como el debut en Arabia Saudí, previsto para noviembre.