Fotografía: Isaura López.
Guadalajara, Jalisco.

Pese a los avances en la tecnología médica, de laboratorio y clínicos para detectar el cáncer, la población infantil se enfrenta a un viacrucis médico y económico.

La leucemia es el principal tipo de cáncer infantil. Antes del diagnóstico, las niñas, niños y adolescentes deambulan de consultorio en consultorio y son tratados con fármacos que agravan su salud.

Alexander en octubre de 2018 fue diagnosticado cáncer cuando estaba avanzado, presentó leucemia linfoblástica aguda de muy alto riesgo y ya tenía infiltración testicular.

Plática que pasó por varias manos médicas.

“Tuve un golpe en la mandíbula por el cual dejé de comer, fuimos al doctor y pensaron que tenía paperas, estuve con tratamiento varios días, empecé a tener temperatura. Volví al doctor y me mandaron al maxilofacial, vieron que tenía la mandíbula dislocada y no era lo que me habían diagnosticado. Me seguía sintiendo mal”.

La vida de Alexander dio un giro dramático. Dejó el bachillerato y el fútbol. Después de varios meses de hospitalización sería trasplantado de medula ósea a través del programa Be The Match, encontró un donador compatible, pero la familia se enfrentó a otro obstáculo, la cuestión financiera.

Maribel, mamá y principal cuidadora, dijo sentirse culpable por la tardanza del diagnóstico, pero describe la realidad del sistema de salud mexicano.

“En nuestro país no existe la tecnología, desgraciadamente ni los conocimientos en médicos generales para poder detectarlo a tiempo”.

En la cuestión económica para el trasplante de Alexander, comentó que amigos, conocidos y el comité de la escuela los apoyaron, pero ya reunido el dinero se enfrentaron a los intereses bancarios.

“No sabíamos cómo guardarlo en un banco, porque te cobran comisiones y se iba a perder dinero, no nada más significaba dinero sino el trabajo y esfuerzo de la gente que se dio a la tarea de unirse para ayudar a Alexander”.

Alexander fue apoyado por el Programa Nacional de Donadores de Médula Ósea de Be The Match, un espacio que cuenta con un registro de donadores altruistas de médula ósea nacional e internacional.

Isaura López Villalobos