ex director del Semefo
Fotografía: Medios
Guadalajara, Jalisco.

Son más de 15 mil personas desaparecidas en Jalisco, y decenas de familias han acudido a diferentes sitios donde podría encontrar a sus seres queridos; entre ellos, hospitales, puestos de socorros, albergues o en las celdas de las comisarías municipales… pero uno de los sitios más difíciles de buscar es el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), en donde los padres y madres de desaparecidos se topan con la burocracia institucional para otorgar alguna información.

Guadalupe Aguilar, presidenta de Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos, señaló que ahí es donde los trámites para la identificación de personas se entorpecen, y lejos de agilizar la búsqueda y confrontación de ADN de los cientos de restos humanos que hay bajo resguardo en el Instituto Forense, la burocracia institucional sale a relucir por la falta de personal capacitado, además de recursos.

En los últimos meses, las familias vienen de Coahuila, Zacatecas, Durango, Guerrero, Estado de México, Tamaulipas, Veracruz, Sinaloa, Baja California, Colima, Ciudad de México, San Luis Potosí, Nayarit y también de diversos municipios del Estado de Jalisco, debido que la Entidad se ha convertido en el estado número uno a nivel nacional con más personas desaparecidas.

Las decenas de madres y padres de personas desaparecidas han encontrado un apoyo con personal de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ), donde desde hace meses hace los acompañamientos y buscan alguna noticia de sus familiares desaparecidos, pero siempre se enfrentan a la omisión e ineficiencia institucional.

Henry Saldaña

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here