educación a distancia
Fotografía: UdeG/Abraham Aréchiga
Guadalajara, Jalisco. 

La falta de computadora en los hogares y la mala conexión de internet obstaculizan la educación a distancia que ha tenido que implementarse por la emergencia sanitaria del coronavirus, informó el Presidente de la FEU, Francisco Javier Armenta Araiza, al dar a conocer los resultados de la encuesta: “Las y los estudiantes frente al COVID-19”

“Uno de cada tres estudiantes del SEMS, es decir del Sistema de Educación Media Superior, no tiene ni computadora ni tablet para hacer sus tareas. Toman clase en línea, pero para tareas no tienen. Uno de cada cinco estudiantes no tienen computadora ni tablet para sus tareas y toman clase por celular. El 21 % de los estudiantes de la universidad no cuentan con acceso a internet”.

Este sondeo tuvo la participación de 14 mil 876 estudiantes que respondieron las preguntas a través de Google Forms, de los cuáles el 72 % tienen entre 14 y 18 años pues estudian la prepararatoria y el 25 % son alumnos de nivel superior. El 61 % son mujeres y el resto hombres.

El 23 % de los alumnos no tiene computadora en casa, el resto si tiene, pero el 73 % comparte la maquina y a veces no puede tomar la clase porque la mamá está trabajando en su casa. Por eso, de esas personas que comparten máquina el 32.56 % tiene que entrar en el celular. Para sumarle, el 30 % tiene problemas con la conexión de internet. Por ello Armenta hizo las siguientes recomendaciones:

“Primero que la universidad gestione o proporcione los equipos de cómputo o tablets necesarios para el estudiantado y recibir clases a distancia y realizar las tareas que necesiten. Segundo, UdeG haga gestiones para que brinde de manera gratuita el acceso a internet para quienes no cuenten con ello, con calidad y cobertura que requieren para trabajar de manera virtual. Y revisar cuántas profesoras o profesores están en la misma condición que nuestros compañeros estudiantes”.

En lo académico, resultó que de cada 100 materias, en el 86 % de los casos si se sigue impartiendo la clase. El 40 % consideró que no le agradan las clases en línea y el 86 % dijo que es más pesado y les causa el estrés, ya sea porque es difícil llevar la clase por internet o los horarios no coinciden. El 30 % se quejaron de que les dejan mucha tarea.

Por último, Armenta pidió informar lo más pronto posible que se reagende el examen del CENEVAL y que los cursos de verano no tengan costo para el alumnado.

Julio Ríos