Fotografía: Gobierno de Jalisco.
Guadalajara, Jalisco.

El crecimiento de las berries: arándano y frambuesa, en la Región de Valles de Jalisco pone en riesgo el “Paisaje Agavero” patrimonio cultural de la humanidad, nombramiento otorgado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 2006.

Ignacio Gómez Arreola, gestor del “Paisaje Agavero” del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), argumentó que la expansión de las berries en la zona se ha dado en los últimos dos años, sin que ninguna autoridad lo regule.

“Nos preocupa la sustitución por las berries, el plástico blanco que envuelve a los berries para que nazcan. La extracción de agua nos va a generar un problema a futuro, la pérdida de los nutrientes, los campos quedan estériles a los 10 años”.

La zona del “Paisaje Agavero” comprende poco más de 34 mil hectáreas desde Tequila, El Arenal, Hostotipaquillo, Magdalena, Amatitán, incluso la zona arqueológica de Teuchitlán.

Ignacio Gómez invitó a los tres niveles de gobierno a responsabilizarse de la parte que les toca para conservar y proteger la declaratoria.

“Hay muchas otras cosas que tenemos que resolver pero esta es la más preocupante porque ya tuvimos los primeros indicios de que hicieron una queja a la UNESCO”.

Para materializar el compromiso moral, las autoridades firmaron una carta compromiso: diputado federal, local, presidentes municipales, y representantes de instituciones de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y de la Secretaría de Cultura de Jalisco.

María Ramírez Blanco

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here