Nixticuil
Fotografía: Fátima Aguilar
Guadalajara, Jalisco.

Luego de que este viernes, constructores privados comenzaron a enmallar un predio aledaño al Bosque del Nixticuil, que es zona federal y está considerada como de conservación ecológica en los Planes Parciales de Zapopan, activistas exigieron a la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) decretar la veda inmobiliaria que prometieron.

El sitio se ubica sobre la Avenida Federalistas, entre La Cima y Cañadas San Lorenzo, con 10 hectáreas de arbolado de encino, roble y pino, y por donde pasa el Arroyo Seco. En febrero de este año ocurrió un incendio de gran magnitud en el mismo.

Sofía Herrera, integrante del Comité en Defensa del Bosque del Nixticuil, recordó que días después de que eso sucedió, y ante la presencia de personas para hacer trabajo topográfico, la Semadet se comprometió a decretar la veda inmobiliaria, pero hasta hoy no lo ha hecho.

“Luego de que alambran, ya se sienten protegidos adentro de su predio y empiezan a hacer este tipo de cosas, como talar o remover el suelo, entonces por eso es urgente que se haga el decreto de veda porque pues aunque Semadet la anunció, la prometió, estamos viendo que no ha ocurrido nada y eso sería muy importante que se decretara, además de incorporar a esas áreas que se quieren urbanizar al decreto de protección”.

Dijo que fue justo por esa zona donde los combatientes pudieron escapar de ese incendio forestal, de tal manera que es un gran riesgo cercarlo más.

En una visita al lugar se pudo observar que existen postes para alambrar, queda por lo menos uno sobre la Avenida Federalistas y cuatro más hacia el interior del predio.

El sábado por la madrugada, la Dirección de Inspección y Vigilancia del Ayuntamiento de Zapopan contestó en un tuit que no puede intervenir porque es propiedad privada y la colocación de malla perimetral no requiere de su autorización.

Sofía Herrera manifestó que se trata de un predio donde aquel incendio fue provocado debido a los grandes intereses inmobiliarios ahí. El mismo quedó fuera del Área Natural Protegida, pese a que colinda con ella y se considera área de amortiguamiento.

Ahora es propiedad de la familia García Arce, los desarrolladores de La Cima, quienes fueron socios del alcalde de Zapopan, Pablo Lemus en la empresa Multiva.

“Esas zonas que no fueron integradas en el decreto de protección, pues tienen intereses inmobiliarios que se están protegiendo, entonces de ahí viene, hay muchos pedazos del bosque, como el caso de este, que aunque son boscosas y son áreas de conservación ecológica, como no están dentro del decreto, el ayuntamiento se ha sentido con la libertad de ponerlos como predios urbanizables, esa es la gravedad, es el propio municipio”.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here