Guadalajara, Jalisco.

Desde el 10 de julio pasado, Gilberto Hernández Vázquez no regresó a su casa. La última comunicación que tuvo con su hermana, Ariadna Hernández fue un día antes para decirle que iría con su hija a llevarle unos juguetes.

De su familia, nadie ha podido comunicarse con él y pese a que la denuncia fue interpuesta el miércoles pasado, los avances son nulos. Este viernes apenas se generó la cédula de búsqueda, por presión de sus familiares y la Comisión Local en la materia activó el Protocolo de Búsqueda Inmediata.

Ariadna Hernández contó que ella por su parte ha intentado contactar a sus amigos o conocidos para obtener información, pues el miércoles pasado cuando fue a presentar la denuncia, tres ministerios públicos le tomaron su declaración, la tardaron tres horas, la mandaron a hacerse una prueba de ADN en el Servicio Médico Forense (Semefo) y no le dijeron más.

“Pues me dijeron que el siguiente paso era llevar a mi madre a una prueba de ADN y después comunicarme con el licenciado que se asignaba. Hicimos la prueba de ADN, me comunique con el licenciado y ya fue todo, no me han dicho nada. Solo dijo que no tenían nada y que el día de hoy fuera a un par más de preguntas y es todo. No (me derivan a la Comisión de Búsqueda). No la conocía”.

Este viernes la Comisión confirmó a su hermana que tampoco esta dependencia les había derivado la carpeta de investigación y fue cuando comenzaron a solicitarle datos para iniciar la búsqueda y generar su ficha. La exigencia de Ariadna a las autoridades estatales es la localización de su hermano, luego de estas omisiones.

“Que encuentren a mi hermano, no sé, debajo de las piedras, de dónde sea. Les pido a todos que me ayuden, que nos unamos para que no pasen este tipo de cosas y que lo encontremos, que lo encontramos como sea. (Cuando fui a presentar la denuncia) Todos estaban muy tranquilos, no me decían nada, solo tomaban nota, me escuchaban, pero no decían nada”.

La Comisión le informó que comenzarían a rastrear las últimas coordenadas de su hermano, y Ariadna solicitó que la Fiscalía también empiece con la investigación en campos y revise la sábana de llamadas.

Gilberto fue visto por última vez en la colonia Guadalupana de Guadalajara. Tiene 37 años, cabello corto, negro y lacio, es de tez morena clara, mide 1.66 centímetros y vestía un pantalón de mezclilla azul claro, playera negra, tenis negros, pulsera en color rojo, así como un dije con un pentagrama de plata.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here