Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

El Sindicato de Servidores Públicos del Ayuntamiento de Tamazula pidió la intervención del gobernador Enrique Alfaro Ramírez, a fin de que se agilice la denuncia penal interpuesta en 2017, ante la Fiscalía Anticorrupción, en contra del ex alcalde priista, José Luis Amezcua Arias, a quien se acusa del desvío de más de $27 millones, por concepto de cuotas y pago de préstamos de los trabajadores al Instituto de Pensiones del Estado (Ipejal).

Saraí Sandoval López, secretaria general del Sindicato de Servidores Públicos del Ayuntamiento de Tamazula, explicó que los tres años del trienio anterior (2015-2018), el ex alcalde desvío el dinero que debió enviarse al Ipejal, lo que constituye un delito.

El perjuicio se hizo en contra de alrededor de 280 trabajadores, a quienes se les descontaban entre $350 y $500 quincenales, para el fondo de retiro.

“La Administración pasada sufrimos el desvío del dinero de nuestros fondos de Pensiones del Estado. Cada quincena se nos descontó nuestra aportación a Pensiones, las cuotas y los pagos de préstamos, quienes tenían a corto, mediano y largo plazo, pero este recurso jamás llegó al Instituto de Pensiones del Estado, fueron desviados. En una reunión de Cabildo, un regidor del PRI, aceptó que sí se había tomado el dinero para pagar otras cosas”, relató.

Sin embargo, pese a que se hizo la denuncia, la Fiscalía Anticorrupción, “tiene el caso en el olvido”, por lo que Saraí Sandoval, hizo una petición pública al mandatario estatal, a fin de que se sancione al ex presidente municipal y se devuelva el dinero a los trabajadores municipales.

“Hemos estado viniendo a preguntar y la demanda sigue sin avanzar. No se han hecho investigaciones ni nada por el estilo y sí estamos preocupados, porque al final es un dinero que se nos descontó y que no lo vamos a tener a la hora de querernos jubilar. El desvío del dinero fue durante los tres años de administración”, expresó.

La dirigente gremial dijo que la actual Administración, a cargo del alcalde de Tamazula, Francisco Javier Álvarez Chávez, tiene un adeudo de alrededor de $17 millones con el IPEJAL y el sindicato teme que se afecte de nuevo a los trabajadores.

Ignacio Pérez Vega