Imagen: UDGTV
Guadalajara, Jalisco.

 

Santa Cruz Inmobiliaria de Chapala con engaños fue comprando predios del ejido a partir de 2010 y corrompió a la mesa directiva de Santa Cruz.

El proyecto busca construir 3 mil 066 casas unifamiliares y 812 casas dúplex, así como 396 viviendas para un asilo, con casa club. El desarrollo incluye un campo de golf de 18 hoyos en una extensión de 70 hectáreas, un campo ecuestre y una clínica hospital.

Santa Cruz Inmobiliaria se asoció con el Instituto de Pensiones de Jalisco (Ipejal) que pretende invertir en el lugar 390 millones de pesos, informó María de Jesús López Rodríguez, ejidataria de Santa Cruz y vocera de un grupo de ejidatarios que se opone a ese proyecto, quienes interpusieron un juicio para frenar a los inversionistas.

“Nosotros interpusimos una demanda en el Tribunal Unitario Agrario distrito 15. Esta demanda es la 109/2015 y tiene la finalidad de anular todos los actos que ellos cometieron para hacer el cambio de destino de tierras de uso común a asentamiento humano, las cuales las asignaron a 19 avecindados y posteriormente se las vendieron a la empresa Santa Cruz Inmobiliaria, que a su vez hizo el fideicomiso con Pensiones del Estado de Jalisco, por más de $267 millones de pesos. El proyecto no se puede realizar porque están en litigio esos terrenos”, explicó.

Un personaje clave que encabezó la compra-despojo de 144 hectáreas es Mario Vladimir Avilés Márquez, quien fungió como director de Asuntos Agrarios en el anterior gobierno de Jalisco. Sin rubor alguno ese abogado hoy es el representante legal de la empresa Santa Cruz Inmobiliaria, refirió María de Jesús López.

“Mario Vladimir Avilés Márquez era el director de Asuntos Agrarios de Jalisco y esta persona después de que terminó el cargo, ahora litiga para la contraparte. Es litigante de la empresa Santa Cruz Inmobiliaria de Chapala SA de CV, después de que fue funcionario de la Dirección de Asuntos Agrarios. Él utilizó el poder que tenía como director de Asuntos Agrarios, utilizaba todo eso para poder despojar a los ejidatarios y hacer posible el proyecto que obviamente ya tenía encargado por parte de esta empresa y de parte del gobierno del estado”, subrayó.

Apenas pasaron seis días de que concluyó su trabajo como director de Asuntos Agrarios, cuando Avilés Márquez asumió la representación legal de la inmobiliaria, dijo la vocera del ejido.

“Prácticamente pasaron seis días, del 5 de diciembre que terminó al 11 de diciembre, ya estaba en todos los juicios. Desde antes, su despacho apareció en una de las demandas penales que interpusieron en contra de mi mamá. Nos dimos cuenta que su despacho fungía como el abogado de la contraparte de las personas que la demandaron, aún cuando él estaba ejerciendo. Eso es ilegal”, señaló.

María de Jesús López, su mamá Martha Rodríguez, quien fue presidenta del ejido, y otras personas que defienden su territorio, han sido amenazadas. Por ello, desde septiembre de 2017 cuentan con el respaldo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos.

Ignacio Pérez Vega