Fotografía: Gobierno de Jalisco.
Guadalajara, Jalisco.

Cada año, en México, más de 30 mil niños sufren quemaduras, principalmente en el periodo de vacaciones. En esta temporada invernal se incrementan hasta 40 por ciento los casos de niños con quemaduras.

Las quemaduras por líquidos calientes, son las más frecuentes que se presentan en los niños y que son atendidos en el Hospital Civil Juan I. Menchaca.

Le sigue el uso de pirotecnia, desde una simple luz de bengala hasta productos de pólvora realmente peligrosos que pueden incluso amputarles una mano, pierna o hasta genitales, ya que es muy común que se coloquen en las bolsas del pantalón y con el roce entre sí se activan, advirtió el jefe de la Unidad de Atención de Niños con Quemaduras Graves de los Hospitales Civiles de Guadalajara, Ariel Miranda Altamirano.

El especialista explicó que esta Unidad de Niños con quemaduras atiende, en promedio, a 250 niños en su mayoría menores de dos años anualmente, 80 cirugías al mes y 240 consultas en el mismo lapso por esta situación.

Antes de que existiera el área de niños con quemaduras graves del nuevo Hospital Civil de Guadalajara, morían 12 niños de cada 100 que las sufrían.

Las principales recomendaciones para evitar este tipo de accidentes son: no dejar al alcance de los niños líquidos hirviendo, evitar que utilicen fuentes de fuego como juguetes, por ejemplo cerillos y encendedores, impedirles el uso de contactos eléctricos, así como la entrada y permanencia a cocinas e insistió en no dejarlos jugar con fuegos artificiales.

Rocío López Fonseca